¿Cuentos infantiles políticamente correctos?

May 20, 2019 | Cuentos

Comencé oficialmente mi contacto con los cuentos en 1993 recibiendo mi primer Taller de Narración Oral o el Arte de Contar Cuentos, en  Alicante. Extraoficialmente fueron los cuentos de mi abuela el primer contacto, especialmente estoy agradecido a El Enano Saltarín y a un cuento que nunca escuche completo pero su título si que lo escuchaba a menudo y solo el título estimulaba toda mi psique El castillo de Irás y no Volverás, esta última historia la he encontrado felizmente muchísimos años más tarde en la recopilación de Almodóvar “Cuentos al amor de la lumbre, vol. 1”.

Casualmente también fue en 1993 cuando comencé a conocer las tesis de Idries Shah respecto a los cuentos. En su colección de cuentos “World Tales”, que subtitula como “la extraordinaria coincidencia de historias contadas en todos los tiempos, en todos los lugares”, confronta la noción de poligénesis de los cuentos que es la hipótesis de que hay un origen múltiple e independiente de los mismos cuentos en los diferentes lugares y tiempos en los que aparecieron, sin tener una conexión previa. Idries Shah, en este libro, traza las diferentes rutas de transmisión de algunos cuentos a través del tiempo y de los continentes, aceptando que en este trasiego puedan sufrir algunas variaciones en su forma pero manteniendo el mensaje interno original. Se alinea así con la tesis de una monogénesis de los cuentos a partir de antiguas colecciones usadas para la educación de los principes, etc. como el “Panchatantra” indio, el “Jataka” budista o “Las Mil y una noches” conocida como “La madre de los cuentos”. Por ejemplo habla del cuento “El cordero de lana dorada” que aparece por primera vez en los cuentos indios Jataka hace dos mil años, luego en Inglaterra en el siglo XV como “El cuento de la palangana” y que llevaron los negros americanos de África a Estados Unidos pero se han encontrado tres rutas de transmisión; una ruta fue India-África-América, la segunda fue India-Europa-Iberia-América y la tercera fue India-Europa- colonias americanas.

Otra de las tesis de Idries Shah es que los cuentos, los cuentos tradicionales muy antiguos, tienen un mensaje para el ser humano; él los llama “historias-enseñanza” y escribió: “las mayores verdades disponibles a los humanos han sido transmitidas a través de cuentos. Son documentos técnicos, como guías y mapas, y desde hace mucho tiempo tienen la función de transmitir la sabiduría y el conocimiento a las personas.”

En 1994 James Finn Garner escribió el libro titulado “Cuentos infantiles políticamente correctos” en el que versiona cuentos clásicos como Caperucita Roja o la Cenicienta reescribiendo los aspectos machistas o sexistas y dando lugar a resultados muy cómicos, casi hilarantes; y que dan pie a reflexionar sobre nuestras costumbres sociales. Actualmente hay una corriente pedagógica que cuestiona, rechaza o censura algunos cuentos tradicionales de nuestras abuelas, por motivos semejantes a los de Garner, y pretendiendo retirarlos de la educación de la infancia moderna. Los abuelos que cariñosamente quieran contar cuentos de sus ancestros a los nietos “al amor de la lumbre” pueden sentirse confundidos sobre si su comportamiento es políticamente correcto o no; y en el caso de que quieran ser modernos ¿Qué cuentos, que ellos conozcan, pueden contarles?.

Idries Shah dijo; “Muchos cuentos tradicionales tienen un significado superficial (tal vez sólo uno socialmente edificante) y un significado secundario, interno, que rara vez se vislumbra conscientemente, pero que sin embargo actúa poderosamente en nuestras mentes.”

Para mi los cuentos tradicionales, los orales de las abuelas, los antiguos de los abuelos, los de cada cultura y cada pueblo transmitido de generación en generación forman parte de aquello que liga al ser humano con su familia, con la naturaleza vegetal, animal y cultural en la que vive, y con su propio ser, con lo que es y con lo que puede ser. Considero que este tipo de cuentos, así como los mitos y las leyendas, tienen una estructura ecológica en su mensaje; y le hablan a la psique.

Al mismo tiempo estoy a favor de que el ser humano, individual y colectivamente, mejore y evolucione incorporando virtudes y valores sociales de igualdad, respeto y solidaridad, entre otros.

Los cuentos son una parte de la educación colectiva y modificarlos artificialmente puede tener consecuencias inesperadas en la psique, como cuando modificamos un ecosistema retirando ciertas plantas o animales que nos incomodan o como cuando modificamos el ADN de algunas plantas o animales para que cumplan con nuestros intereses económicos o estéticos.

Modificar los cuentos por su significado superficial se explica por tener una comprensión superficial de los mismos. Educar en valores no exige ser inquisidores de los cuentos sino fomentar los valores que mejoran al ser humano en todas las facetas sociales, comprendiendo y respetando el significado interno de los cuentos tradicionales para que la psique no se quede huérfana de ese alimento que la fortalece y ayuda a apartarnos del egoísmo animal, acercandonos a una humanidad valiente, respetuosa, sabia y justa.

Algunos cuentos que superficialmente se tachan de sexistas o machistas por mostrar cierta pasividad en algunos personajes, internamente incitan al desarrollo y la confianza en la intuición y la aspiración a mejorar. Si es la valentía, el éxito y el logro de objetivos lo que nuestras limitaciones educativas quieren que se manifiesten en la superficie del cuento podemos encontrar historias de heroínas como Fatima la Hilandera o la Princesa Obstinada; pero además podemos destacar a personajes secundarios como la lista esclava Morgiana en el cuento “Ali Baba” que muestra una sabiduría superior al protagonista.

Quizás las limitaciones educativas de los cuentos no estén sino en nuestra comprensión de los mismos y de la misma manera que la evolución de las especies ha mantenido a aquellas que mejor se han adaptado al entorno, aunque hayan necesitado miles de años con pequeños cambios; también las culturas, con sus costumbres, estructuras, y cuentos; se han adaptado a su entorno modificándose lentamente porque su materia prima es el ser humano.

Combatamos al machismo de quienes se sienten superiores a otros por su apariencia, pero no matemos a los cuentos por su apariencia.  Respetemos a los hombres y las mujeres cercanas como muestra de nuestra valía humana. Respetemos a los cuentos tradicionales como muestra de nuestra comprensión profunda y de su valioso, e inconsciente, mensaje a nuestra psique.

Francisco Lerín

Meditador impenitente y Psicodramatista con cuentos impertinente

Paco Lerín

Psicodramatista con símbolos y arquetipos narrativos (socio de la A.E.P.  Asociaciación Española de Psicodrama).

Tiene estudios en Psicología y se ha formado en Narración oral y filosofías orientales.

Ha sido monitor de meditación Zen bajo la guía de un maestro Zen, y continúa practicando la meditación y el silencio con varias técnicas orientales y modernas, como la relajación creativa o la presencia activa.

Cuida a enfermos mentales y ha colaborado con artículos en algunas revistas. (como “¿a que sabe tu Koan?” en la revista “dharma” nº 5)

Más artículos de Sadhana

Sobre la Comunicación

1. A la hora de comunicarnos con los demás, ¿cuál es la parte más importante del mensaje? Cuando...

Reseña: De la felicidad en las pequeñas cosas – Anselm Grün

Este pequeño libro es una pequeña joya. En un lenguaje sencillo (parece que te esté hablando) el...

Reflexiones sobre la imagen actual del yoga

Hace unos días hojeando revistas y libros de yoga, me puse a pensar lo poco que se parecen las...

Ansiedad y Presencia

Teniendo en cuenta que cuando hablamos de ansiedad nos podemos referir a un amplio espectro de...

¿Cuentos infantiles políticamente correctos?

Comencé oficialmente mi contacto con los cuentos en 1993 recibiendo mi primer Taller de Narración...

Algunos contactos históricos entre Budismo e Islam

Según algunos hermeneutas tradicionales, el Buda aparece mencionado en el Corán. Con independencia...

Sadhana Valencia

c/ Alginet #5

963600964  //  677419511

Pin It on Pinterest

Share This