Control: ¿Tener o no tener? Aquí está la pregunta.

por | Jun 1, 2020 | PNL, Psicología

Cuando era niño, sentado a la mesa, después de innumerables veces de ser reprendido por coger patatas fritas con la mano, directamente de la bandeja, antes de ser servido en mi propio plato, de repente mi madre da un grito aterrador: ¡¡Paaaaraaa!!!! ¿¿¿Cuántas veces te lo tengo que decir!!?? ¡¡¡CONTRÓLATE HIJO MÍO!!!!!

Hace un tiempo, leí en algún lugar que el sentimiento de ira surge de la voluntad de controlar algo que no podemos controlar y queremos o necesitamos controlar. O sea, mi madre quería controlar mi comportamiento voraz, y no lográndolo por las buenas, sin más repertorio de recursos en ese momento, su sangre subió a la cabeza y explotó su voz en mis oídos, que inmediatamente paralizaron mis movimientos y me llevaron por el camino de la espera de ser servido en mi propio plato ¡¡Bingo!! ¡¡Esta vez ella lo logró!! Pero como la mayoría sabe por experiencia propia, muchos más gritos vinieron después, hasta que me convirtiera en adulto, y habiendo aprendido la estrategia de control materno (y también paterno), empecé a utilizarla de forma automática. Cuando no podía controlarme, me gritaba. Por supuesto que el grito tomó diversas formas diferentes: siendo duro conmigo mismo, martilleando mi mente con pensamientos, imágenes que me desvalorizaban como ser humano, olvidando mis verdaderas necesidades y prioridades, a mi cuerpo y corazón. ¿Dramático? No, es un hábito muy común entre seres humanos, ¿no estás de acuerdo?

Educar en nuestra cultura, en cierto sentido, significa controlar y enseñar a controlar. Reprimir, dominar, tener poder sobre. Parece que Freud creía que cuanto más civilización, más represión, más neurosis. Sin dejar de considerarlo una de las mentes más brillantes del siglo, no estoy de acuerdo con esa idea del padre del psicoanálisis. Además de siempre haberla considerado muy pesimista, me parece represiva y limitante de la creatividad y la capacidad humana. En este sentido coincido mucho más con Jung y sus ideas sobre nuestra condición en este planeta. Pero este es un tema que comienza a salirse de mi propósito con esta reflexión sobre el control.

¿Qué es, qué significa controlar? Significa satisfacer nuestra voluntad, dar la dirección deseada por nosotros al suceder de la vida. Significa dirigir, dar el sentido que nos parece correcto al comportamiento, sea nuestro, de los demás, o de cualquier cosa a nuestro alrededor. Significa tener poder de causa y efecto.

Creo que esta es nuestra principal ocupación. Siempre estamos tratando de controlar algo. Incluso muchos usan la cantidad de control como criterio de evaluación del desarrollo o superioridad, ¿no es así?

Parece que uno de los grandes desafíos de la humanidad es el control de la naturaleza. Dicen que los «primitivos» creían en cosas mágicas para obtener un mínimo de control de la naturaleza, de la lluvia, del sol, de los vientos, de los animales salvajes, de las plantas, enfermedades, terremotos, huracanes, volcanes, y todo lo que representaba una amenaza a sus vidas. Hoy tratamos de controlar la naturaleza a través de la ciencia, el conocimiento científico. Parece que hicimos un cierto progreso, al menos parece… o parecía… no sé bien. Hasta que surgió este virus virulento, como un grito parecido al de mi madre (con todo el respeto y la gratitud que tengo por ella), guardadas las debidas proporciones, y hablando de mi experiencia particular. Y entonces la pregunta que no quiere callar: ¿Podemos controlar todo? ¿O llegar a controlar todo? ¿Es posible? ¿Deberíamos poder controlar todo? Si la respuesta a estas preguntas es sí, eso significa que vamos a destituir a Dios de sus funciones y tomaremos su lugar. Creo que mucha gente ya lo hizo, y están seguros de eso. No creo que sea bueno. Es egoísta, es infantil, es pequeño (como yo con la patatas fritas en mi infancia), es muy limitado. Porque es una ILUSIÓN..

Está bien Fernando, entonces dejemos todo a Dios. Que sea lo que Dios quiera. Sí, parece que esa es la actitud de los Santos, de los sabios, de aquellos que realmente alcanzaron un nivel más alto de relación con el creador. ¡¡Claro!! el control es todo de Él. Sí y No. Por lo que sé de la historia, los Santos y los sabios no fueron personas que simplemente se cruzaron de brazos, miraron al cielo y abrieron la boca esperando que la comida cayera. Ellos trabajaron mucho. Como dice el viejo dicho oriental: «Confía en Dios, pero ata tu camello». O sea, no controles, pero controla.

En realidad, creo que hay cosas que controlo y cosas que no controlo, pero hay cosas que creo que yo creo que controlo que en realidad no controlo, y otras que no controlo, pero podría hacer el trabajo debido, y controlar. Y creo que hay cosas que nunca podré controlar. Los Estoicos de la antigua Grecia ya decían que el secreto de la felicidad está en controlar lo que podemos, no tratar de controlar lo que no podemos. Lo difícil es realmente diferenciar una cosa de la otra. Por eso es importante observar, como un científico, un buscador de la verdad, recopilar información, realmente recopilar información, y no fabricar información que nos de la ilusión de control, porque es sólo eso lo que la negación, ocultación, distorsión de la verdad nos proporciona , ilusión de control. Para enfrentar la verdad es necesario aceptar con valentía la frustración de nuestros deseos. Algo difícil para niños malcriados, sin límites. Por eso a veces necesito gritarme a mí mismo (metafóricamente hablando, está claro), para que ese niño que a veces surge fuera de mi control, encuentre su lugar y aprenda que en esta vida hay cosas que él puede y cosas que no puede. Que él es parte de algo más grande que él, con lo que sólo puede armonizarse, y no controlar.

Control:¿tener o no tener? Esta es la pregunta.

Realmente siento que la respuesta no está ni en uno ni en el otro, sino más allá.

Fernando Dalgalarrondo

Psicólogo y formador de PNL

Psicoterapeuta desde hace más de 30 años.

Master Hipnosis con Richard Bandler en San Francisco.

Trainer en la Dynamic Learning Center, Caifornia.

Formación en PNL New Code con John Grinder.

Transformación esencial con Connirae Andreas

Trainer con Lara Ewing

Constelaciones Estructurales con Mathias Varga von Kibéd

¿te interesa la PNL? conoce nuestra Formación.

Más artículos de Sadhana

Reseña del libro: Pensar rápido, pensar despacio de Daniel Kahneman

Pensar Rápido, pensar despacio es un libro desafiante ya de primeras por su volumen. A pesar de...

Conferencia y Presentación El Reino de los dos soles – Francisco Martínez Dalmases

Con esta introducción Francisco Martínez Dalmases nos invita a la presentación de su libro El...

Presentación Fotopoemario

El próximo 21 de Octubre tendremos la presentación del FotoPoemario con Elena Madroñal. Será a las...

Prestar atención

A veces tenemos uno de esos días. Uno en el que, sin saber por qué, todo fluye y nos sentimos en...

Despedida 37ª prom. Profesores de Yoga Sadhana

Este pasado Julio despedimos a la 37ª promoción de alumnos formados en la Formación de Profesores...

La Magia de las Creencias – Reseña del libro

Fernando nos sorprendió durante la pandemia sacando adelante un libro sobre un tema tan recurrente...

Sadhana Valencia

c/ Alginet #5

963600964  //  677419511

sadhanavalencia@gmail.com

Share This